Como hemos visto y seguiremos viendo, muchos cuentos de hadas (tanto en las versiones de los hermanos Grimm como incluso anteriores) están repletos de las pulsiones humanas más sórdidas que podamos imaginar, de tal punto que poco tienen que envidiar a las historias de terror más perturbadoras. 178 palabras más