El Sistema Democrático Parlamentario es un muerto en estado de putrefacción. Su complemento directo inherente, el democrático, hace décadas que se perdió por el camino. Dejar la gestión pública en manos de títeres al servicio del capital conlleva consecuencias como el TTIP (Tratado Transátlantico de Comercio e Inversiones), una de las más perversas:  363 palabras más