-¡Comadre! –El llamado de Gloria le hizo dejar los trastes que está lavando. Pero también mira hacia la sala y ve a Erick, su hijo de cuatro años, trepado en el sillón y recargado sobre la ventana. 637 palabras más