Desde el punto de vista económico, el Perú viene atravesando por un buen momento, aunque persisten graves problemas, como la desnutrición crónica infantil —que, por ejemplo, llega a 54.2%en Huancavelica y 39.3% en Apurímac—, que deben ser tomados en cuenta para convertir el crecimiento en un verdadero desarrollo sostenido a largo plazo.