El periodista se levanta y se dirige a su santuario: la parada. Sí, porque aunque usemos la camisa por dentro y andemos con portafolio, no tenemos carro, y a juzgar por las circunstancias, jamás tendremos. 445 palabras más