Siempre parecía que se quitaba con la mano
miguitas imaginarias de la solapa.
Silvina Ocampo

Effy era provocadora.
Cuando terminé de dar la primera clase, el año pasado, se acercó, me habló de la violencia lingüística de género y me dejó una especie de panfleto sobre la identidad trans. 623 palabras más