Realidad.

Existe un extraño supuesto en la embriología humana llamado SUPERFECUNDACIÓN. No, vuestra vecina no es una superhéroe, aunque ya os adelanto que ligerita de cascos sí.