A la campaña contra las enfermedades tropicales promovidas por la OMS, se le suma un aporte adicional del Banco Mundial de unos 120 millones de dólares, que servirán para aliviar el dolor de miles de familias en varios países del mundo.