Cuando hablamos de liderazgo tendemos a encorsetar demasiado los conceptos.

Emparejamos todo lo participativo, la cooperación y el estilo negociador con lo que es bueno, válido y eficaz; y al contrario, identificamos el estilo autoritario como el menos conveniente que da origen a líderes que son temidos y odiados. 413 palabras más