Algunos de los elegantes maestros de antaño, de levita cansada y espíritu ágil, se declaraban agnósticos, y repartían “paciencias” (como el maestro de Unamuno), y serenidad. 987 palabras más