Hace unas semanas, antes de comenzar mi segunda IA, estaba curioseando páginas al azar en Internet (cosas del aburrimiento, qué queréis) cuando me encontré con una bonita historia que me arrancó una sonrisa sincera y me hizo replantear mi situación.  512 palabras más