Hacía rodar la foto entre sus dedos como quien maneja desde hace tiempo su moneda de la suerte, más con habilidad que con dureza. El paso del tiempo había hecho que el desgaste se notara, la foto de ELLA también tenía sus arrugas y había perdido color, a pesar de haberse pasado años invernando en el fondo de su cartera. 1.672 palabras más