En el fondo, seguramente muy en el fondo, el ser humano es bueno por naturaleza; pero, a fe mía, que hay excepciones, demasiadas tal vez, que no harían otra cosa que venir a confirmar la apuesta rousseauniana por la bondad. 340 palabras más