Manuel Ortuño quizás se puso tierno y melancólico el viernes. ¡Qué alegria verlo así!

Hoy sábado a la tarde, con el eco de esa melancolía manueliana, el susurro de una comida y una larga conversación mantenida con la ‘mamma’, y los ecos de la… 740 palabras más