“¡Vives sin microondas!”, exclama Martha Rogers. Aún los hay que aguantan sin ciertos aparatos pese al sonrojo que sus defensores hacen pasar como si fuera pecado sin penitencia. 537 palabras más