Por Eric Ángeles

La primera vez que me pasó, Ángela y yo cumplíamos meses, y lo celebrábamos en un restaurante casi lujoso. Regresé del baño, y al sentarme de nuevo a la mesa me palpé la bolsa del pantalón y el terror más grande que alguien puede sentir se apoderó de mí: mi celular no estaba. 1.106 palabras más