Toma un martillo
contra la estatua
que han erigido de ti,
moldeada por sus propias fantasías:
cómo deberías lucir,
cómo deberías ser.

No pidas permiso. 46 palabras más