Dime qué clase de conversaciones tienes y te diré que clase de liderazgo ejerces. Uno tiene todos los días conversaciones, unos más que otros y todos tenemos al menos una de las que no se rescata más que cosas superficiales o rutinarias.