Cuando uno lleva muchos años en esto parece que se saca callo para todo. En el plano personal, dedicarse al periodismo exige un fuerte componente vocacional para poder aguantar esa montaña rusa en la que nos subimos día a día, compartiendo cada jornada con gente de lo más variopinto: ciudadanos de a pie, políticos, artistas, gente desesperada y algún que otro sinvergüenza. 530 palabras más