Limoges, la localidad francesa de la porcelana, está plagada de recuerdos de los compagnons, los trabajadores especializados, de su sano orgullo y espíritu solidario. Pero no sólo hubo hábiles artesanos. 212 palabras más