De repente, un buen día, te da por observar tus pasos. Y… te detienes. Paras en seco y con la lengua afuera sabiendo que no recuerdas absolutamente nada del camino. 750 palabras más