Dejemos atrás la idea de comer pupusas revueltas o las tradicionales mezclas de queso para dar paso a una idea descabellada: “la pupusa más loca de El Salvador” 821 palabras más