Etiquetas » Relato 2

Esther Paredes Hernández_ Me vas a dejar

ME VAS A DEJAR

  Abrió los ojos despacio porque los párpados parecían estar cubiertos de pequeñas agujas que le provocaban dolor. Pero su cerebro le decía que ya era hora de levantarse tras comprobar que una tenue y blanquecina luz traspasaba la persiana de la ventana. 1.164 palabras más

Literario

Esther Paredes Hernández_ Evolucionó

EVOLUCIONÓ. Era la conclusión a la que había llegado después de estar encerrada tres horas en su cuarto de baño.

Había evolucionado en algún momento indeterminado durante la noche y el resultado le había mantenido frente al espejo todo ese tiempo, estupefacta, incapaz de apartar la mirada de la mutación que había sufrido su cuerpo. 534 palabras más

Literario

Pau Moreno Cabrera_ El secreto que no duerme

EL SECRETO QUE NO DUERME

A través de la espesa niebla corría una esbelta figura de mujer vestida tan solo con un rasgado camisón empapado de sangre que dejaba jirones blanquecinos de bruma a su paso. 1.897 palabras más

Literario

Pablo Palomares Sánchez_ El presagio de un aullido

EL PRESAGIO DE UN AULLIDO

En medio del bosque, en un gran claro, se situaban unas pocas cabañas de cazadores, que compartían con sus familias. En este claro, preparaban la carne y las pieles con lo que cazaban para conseguir, a través del trueque en el pueblo más cercano, todo aquello que necesitaban para aguantar el día a día en los peligrosos bosques del norte de la madre Rusia. 1.668 palabras más

Literario

Maite Mirabet_ 16

16…

Otra noche sin dormir. ¿Cuántas más le esperaban?

Olvido pasea su mirada por la oscura habitación. Un habitáculo de escasos metros con una mísera bombilla, que apenas alumbraba un pequeño camastro y una vieja mesilla de madera, que servía de festín a una caterva de termitas. 571 palabras más

Literario

Passover en un pasillo olvidado del metro

Sucedió en el escenario de un teatro. Una mujer que todo lo pierde termina de vagabunda en la calle y se refugia en el pasillo olvidado de una estación de metro en Brooklyn, un caos subterráneo saturado de miseria humana donde falta el aire, la luz, una ducha, una mano, una palabra, un sonido suave que no sean gritos. 323 palabras más

Comunicación

Mario Melero_ Dedos

DEDOS
1_ MUERTE
Mi vida se acaba, no tengo a nadie más, me quedo sola, llorando en mi oscura habitación, observando cómo se llevan el cuerpo muerto y sin vida de mi madre. 1.426 palabras más

Literario