Arrobarse por los terrores contemporáneos puede ser una fórmula rotunda de aceptar el inhumanisno vigente. Los tiempos no son más que un calco de una barbarie renovatoria, registro de animalidades estertóreas y corruptoras, visión del agonismo vital de la especie. 79 palabras más