Estábamos en una casa con más gente. Un grupo de amigos, como cualquier otro fin de semana. Llegó la hora de la siesta. Pocas cosas son las que perdono y la siesta es uno de los hábitos más sagrados que tengo. 321 palabras más