Etiquetas » Sofistas

El engañador

El engañador no celebra el mal que le hace al engañado. No, el engañador se complace con otros placeres. Él goza solo, sonríe en secreto, se cautiva consigo mismo y, mientras, teje y teje en la obscuridad de sus escondites largos tapetes que cuelga por el mundo para que los miren los cándidos y se queden absortos. 359 palabras más

Humo

Aforismo académico

Nunca miente al aire quien respira mentiras todo el día.

Humo