-Hay que sudar la camiseta –dijo el míster.

Laura estaba dispuesta. Ella siempre lo daba todo por el equipo. Su hermano también. Jugaban juntos porque el club no tenía equipo femenino. 137 palabras más