Claro que no lo mencionó por usted, mi bienquisto lector, porque sé muy bien que la peculiaridad de su índole no le permite que pierda tiempo sentado frente a la ordenadora mirando ciertos asuntos de impudicia y obscenidad. 661 palabras más