Érase una vez un profesor de secundaria inquieto y creativo llamado, Alejandro Lara.

Era el invierno más frío de la historia en aquel pueblo de Sevilla. 1.523 palabras más