Roma era una ciudad muy concurrida, en cambio la vida en Venusia, era mucho más tranquila pero como no había trabajo, tuve que irme. Por suerte encontré trabajo como camarero en un restaurante muy conocido de la urbe. 121 palabras más