Etiquetas » Autobiografía

Rosas, cuentos y romances

Hoy estaba recordando cómo vivía cada año el día de Sant Jordi cuando era adolescente.

Por aquel entonces yo era muy enamoradiza y esperaba que a quien me gustaba del instituto me regalase una rosa. 258 palabras más

Blog

BO POTWORA TRZMA SIĘ NA UWIĘZI

Poznajemy ludzi, czasami zbyt łatwo, innych z trudem i wiecie.. nigdy nie poznamy ich w zupełności. Poznawać możemy całe życie a i tak nadejdzie chwila, w której nas dana osoba zaskoczy. 77 palabras más

Bez Kategorii

Cierren los ojos

Cierren los ojos, dijo Jorge, respiren hondo, dijo Jorge. Este ejercicio se trata de soltarse, de entregarse, de dejar volar la imaginación. Respiren hondo. Saquen el aire. 306 palabras más

UN MIO ARTICOLO AUTOBIOGRAFICO SULLA RIVISTA EUTERPE

Ringrazio la rivista Euterpe e tutta la Redazione per aver pubblicato il mio articolo autobiografico “One moment in time – dal Paese delle aquile bianche” sull’ultimo numero dell’appena citata rivista. 6 palabras más

Scrittura

De princesa a guerrera

Hoy quiero hablar sobre el amor, la mujer y los sueños que tuve de pequeña.

Cuando era niña soñaba en mundos fantásticos, en que yo estaba maldita por un hechizo que me hacía ser fea, que algún día un príncipe se enamoraría de mí y que la maldición se desvanecería con su amor sincero. 531 palabras más

Blog

Hace un año conocí el viento huracanado

Hace un año conocí el viento huracanado, ciclónico y arrebatado que sin previo aviso me atacó en Atlanta. Quienes siguen mis peripecias recordarán cómo llegué una noche a mi apartamento: arrastrada, con la boca y las narices llenas de tierra suelta, el corazón en la boca, despeinada, desacomodada la ropa, con los ojos disparatados de loca espantada y dando gracias a un alma caritativa que me metió a su carro y me salvó de los proyectiles de ramas, botes de basura y señales de tránsito que volaban como chiflados sobre mi cabeza. 212 palabras más

En el Colegio Belga conocí la angustia

En el Colegio Belga conocí la angustia. Se alojaba en edificios que a medida que se terminaban las clases se iban quedando vacíos. Aulas, gradas, ventanas, patios, corredores… vacíos de gentes, llenos de espantos. 305 palabras más