Una feminista bien vestida vale por tres.

Yo estaba tumbado formando con mis manos una cruz bajo una fina capa de luz del sol sobre la hierba en el bosque primitivo del jardín botánico de los jardines de los Viveros de Valencia. 667 palabras más