Él me conducía por un pasillo oscuro illuminado por cientos de velas a los lados, la suave tela de mi túnica me rozaba las piernas desnudas al caminar. 548 palabras más