LA MARIMBA MUERTA

A Camilo Zapata en el centenario de su natalicio

Una mañana desperté rápidamente y recordé, como pocas veces en la vida, todo lo que había soñado la noche anterior: llegaba a Managua de un viaje de la hermosa ciudad de Jinotega después de haber tenido una noche de música en donde los gritos de la gente producto del alcohol y el humo del cigarro o marihuana, inundaban el famoso ¨Bar de turno¨ pidiéndome canciones de Silvio Rodríguez, Pablo Milanés u otro trovador, típico en la gente que aunque lea en el afiche ¨Noche Nicaragüense¨, se avientan a pedir lo que sea porque pagaron la entrada y tienen derecho¨ a pedir la canción que les venga en gana. 782 palabras más