Por  Juan Francisco

Dejando de lado la mediocridad técnica de Desaparecidos (Brasil, 2011), es decir, dejando de lado la pregunta por la calidad de la película (si es solamente una mala copia de The Blair Witch Project, si no aporta nada nuevo al género, si las actuaciones son más bien torpes, si la imagen del monstruo es risible…) queda todavía la cuestión de cómo la oposición fundacional en América Latina entre la civilización y la barbarie, la noción extendida de que lo popular entraña un peligro, sigue tan viva y tan presente en la producción artística de la región. 374 palabras más