Conocer los patrones de los movimientos de agua marina es esencial para poder comprender los fenómenos físicos y biológicos que tienen lugar en el océano. Hasta el siglo XIX, durante la expedición del HMS Challenger (que lo tenía como objetivo principal), no se empezó a estudiar la circulación oceánica. 53 palabras más