Hace unos años, mientras estudiaba filosofía y me adentraba en el conocimiento de las prácticas noviolentas, conocí el arte marcial del Aikido. Me llamó tanto la atención que un arte marcial fuera capaz de ser usada como una práctica formativa para la no-violencia. 916 palabras más