Sentado, piernas estiradas y pies verticales al frente, de cabeza y solo ante el aire de la tarde, que huele a pesadumbre, recuerda que hubo un día en que todavía no descansaba el aburrimiento en las faldas de un libro de páginas amarillentas. 737 palabras más