La experiencia del derecho romano como derecho universal, modélico en cuanto al empleo de la razón en derecho y clásico (esto es, fuente inagotable de ideas jurídicas de aplicación válida) es el punto de partida inexcusable, junto con la retórica clásica (griega y romana) de búsqueda de originales y prácticas soluciones a problemas actuales.