No solemos meditar sobre nuestra propia muerte, salvo si acudimos a un funeral o nos ponemos gravemente enfermos. Esto no fue así en el pasado, ni lo es en muchos lugares del mundo donde la muerte forma parte del presente y de lo cotidiano, no sólo de un futuro improbable y lejano. 893 palabras más