Pasamos cada día buscando alcanzar ciertas metas y/o objetivos pensando que cuando lleguemos o alcancemos esa meta obtendremos finalmente “la felicidad deseada”. La verdad es que muchas veces estamos tan afanados buscando alcanzar ciertas “cosas” que olvidamos aquellas bendiciones que ya tenemos a la mano o incluso el verdadero valor de lo que ya poseemos (incluyendo personas que están a nuestro alrededor) . 318 palabras más