No esta de más: nadie debería de morir por dibujar una caricatura. Ni por escribir algo. O por expresarse en cualquier estilo, forma y medio que no viole el físco de otro. 958 palabras más