De acuerdo con el último censo (2010), las ciudades petroleras neuquinas vivieron una verdadera explosión demográfica. En una década, Rincón de los Sauces pasó de 3.982 a 18.691 habitantes; Buta Ranquil saltó de 1.045 a 3.136 vecinos y Añelo subió de 1.031 pobladores a 2.689. 878 palabras más