La felicidad no es un estado absoluto al que se llegue de manera directa. Sino que es la suma de aquellos buenos momentos que guardas en tu corazón.