Esta semana me salió un orzuelo, o cebada en el ojo  -un jęczmien na oku, como se diría en polaco-. Y le echo la culpa a una revelación del interminable libro… 211 palabras más