Sin importar qué tan confiada estés en cambiar de método anticonceptivo, renunciar a las pastillas se puede sentir tan atrevido como terminar con alguien. Especialmente porque este método tenía sus grandes ventajas: menos cólicos, periodos más fluidos, y una piel más radiante. 362 palabras más