En los dos años y medio (casi tres) que llevo trabajando con niños*, he tenido tiempo de observar las reacciones de los adultos a los lloros de las indefensas criaturas. 788 palabras más