Pero sólo cuando son niños.

Con todo el respeto, nos referiremos a los adormecidos, narcotizados, intoxicados, por el mundo y sus tentaciones de bienestar.

Somos los tataranietos de quienes aceptaron la oferta del mundo de los sentidos sin darse apenas cuenta. 420 palabras más