Treinta años y es como un niño de diez. Su corpachón de campesino no ha perdido el ritmo pausado del campo, y  camina sin prisa por las sucias y ruidosas calles donde los demás se apresuran siempre. 349 palabras más