Lo clavaron en la cruz. Esta vez, sin ladrones ni mujeres que lo lloraran. La multitud gritaba en sincronización: “crucifiquenle, crucifiquenle”. El niño que brutalmente mordió era llevado de emergencia al hospital, mientras llevaban al mono crucificado a cuestas. 89 palabras más